Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2016

El mismo disco rayado de siempre

Imagen
«Tengo más bien la convicción de que ejercitar el pensamiento, las enseñanzas del pensamiento ajeno y el libre juicio y despertar esta práctica en los demás es como tal un eminente quehacer político.»
Hans-Georg Gadamer, La herencia de Europa


Desde hace ya bastante tiempo uno no puede evitar que se le dibuje una sonrisa escéptica al escuchar de alguno de nuestros representantes en materia educativa con expresiones grandilocuentes como “vamos a sanear la educación” o “con esta nueva reforma conseguiremos acercarnos a Europa”, y otras muchas por el estilo que no hacen más que enmascarar lo que se ha convertido en un problema tristemente enquistado y de complicada solución: la depauperación progresiva de la enseñanza.

El consabido Informe Pisa que se realiza cada cuatro años -ese “infierno tan temido”, como reza el título de uno de los relatos de Onetti-, no hace más evidenciar lo que es un secreto a voces para todos aquellos que tienen un mínimo de sentido común: que España se encuent…

Algo tan inesperado como Elvira Lindo (2ª parte)

Imagen
«Siempre temo no ir al fondo de un oficio o de mis aficiones, sobrevolar por todos ellos por pereza o por miedo al verdadero compromiso o a no valer realmente para nada.»
Elvira Lindo, Noches sin dormir (Último invierno en Nueva York)


Lo que me queda por vivir es una novela de corte intimista en la que una madre reconstruye la encrucijada de azares, no exenta de zonas oscuras y de remordimientos, en la que se ha convertido su vida. A la naturalidad y a la amenidad de su prosa, dos de los atributos que Elvira Lindo ha conseguido convertir en una especie de sello personal, se les une la complejidad existencial y la profundidad psicológica con las que consigue retratar a sus personajes, un aspecto de su obra que no conocía hasta este momento.

Además de su prodigiosa capacidad para introducir rasgos de humor que suavizan los aspectos más trágicos o más sórdidos de la narración, otra de las virtudes de su estilo es la facilidad que tiene para insertar diálogos atractivos y veloces en medio…

Algo tan inesperado como Elvira Lindo (1ª parte)

Imagen
«Hoy he decidido que ya no quiero ser escritora. Escribiré hasta que me muera, porque estoy acostumbrada desde niña a emplear el tiempo de esa manera y porque así me gano la vida, pero siento muy profundamente mi falta de ambición, mi miedo cada vez más insuperable a escribir un libro y que esté en manos de todo el mundo.»
Elvira Lindo, Noches sin dormir (Último invierno en Nueva York)


Leo a Elvira Lindo con admiración y una cierta culpabilidad. Con admiración, porque la novela en la que estoy enfrascado últimamente, Lo que me queda por vivir, me parece un libro excelente. Y con una cierta culpabilidad, debido a que la literatura escrita por mujeres en general, y las novelas de Elvira Lindo en particular, figuran entre mis grandes asignaturas pendientes.

Hace poco, mientras veía en internet una entrevista que le hicieron a Elvira Lindo hace ya algunos años, en el Centro Niemeyer de Oviedo, escuché una opinión del entrevistador que de repente me dejó un tanto perplejo.

Con sobrada co…

Vociferantes con muy mala baba

Imagen
«Y sin embargo, parece haber algo malhadado y siniestro en el carácter de los españoles, que aflora antes o después. No en el de todos, por supuesto, pero sí en el de una considerable cantidad de ellos que además arman más ruido que los luminosos, tal vez porque su número sea mayor, tal vez porque lo que los mueve a la palabra y a la acción es el enfado, la insatisfacción y el resentimiento, mucho más que el contento y la aprobación.»
Javier Marías, Tiempos ridículos


La escena es conocida de sobra y suele repetirse casi con precisión milimétrica. Un día normal abres por las páginas de opinión un periódico cualquiera, uno entre tantos otros disponibles en las cafeterías y en los quioscos, y te encuentras con un buen número de artículos firmados por una caterva de columnistas “oficiales” que no dudan en adornar sus textos con opiniones tan incuestionables como terminantes, con calculados disparos a diestro y siniestro o con exabruptos malintencionados.

Y eso en el mejor de los casos, po…