Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Mujer fatal, muy a su pesar

Imagen
«Ésa es una película con suerte. Tenía un argumento pésimo, lo que llamamos en Hollywood un “sintético”, un argumento hecho con retazos de otras películas; sus protagonistas no eran los favoritos del público y fue filmada con poco dinero. Sin embargo, fue un hit. Anduve con suerte.» Charles Vidor, director de Gilda, en El cronista de cine, de Guillermo Cabrera Infante

Hay algo que diferencia al personaje interpretado por Rita Hayworth en Gilda del resto de las mujeres fatales del cine negro norteamericano de los años ´40 y ´50. Pensemos, por ejemplo, en el pérfido personaje que interpreta magistralmente Barbara Stanwyck en Perdición, o en el de la insidiosa Lara Turner en El cartero siempre llama dos veces, por citar solo dos de los casos más conocidos.
Y es que, la mujer fatal en el cine, habitualmente suele ser un personaje con una ambición desmedida que desea el dinero, el poder o ambas cosas a la vez, y que utiliza la atracción sexual sobre algún pobre incauto como medio para …

Doble sesión de cine

Imagen
«Eran días en los que el cine era un espejo. Un espejo incluso de mi desorientación porque no ignoraba -y sufría por ello- que, del mismo modo que el cine organizaba la realidad visual, las buenas novelas organizaban la realidad verbal.»
Enrique Vila-Matas, París no se acaba nunca


Aparte del detalle de la fotografía impecable en blanco y negro, a simple vista, podría decirse que el parecido entre Laura, de Otto Preminger, y Psicosis, de Alfred Hitchcock, es el que existe entre un huevo y una castaña: la primera es un clásico del género negro; la segunda ha pasado a la posteridad no solo como una de las cumbres indiscutibles de su director, sino también de la historia del cine.

Sin embargo, si nos paramos a pensarlo detenidamente, hay ciertas concomitancias entre ambas películas que merecerían ser destacadas. Para empezar, los giros argumentativos tan abruptos que podemos encontrar en cada una de ellas.

En Psicosis, Hitchcock tuvo la osadía de especular descaradamente con las expe…