Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Una reflexión nietzscheana sobre la educación (1ª parte)

Imagen
«Por eso, el auténtico problema de la cultura consistiría en educar a cuantos más hombres “corrientes” posibles, en el sentido en que se llama “corriente” a una moneda. Cuantos más numerosos sean dichos hombres corrientes, tanto más feliz será un pueblo. Y el fin de las escuelas modernas deberá ser precisamente ése: hacer progresar a cada individuo en la medida en que su naturaleza le permite llegar a ser “corriente”, desarrollar a todos los individuos de tal modo, que a partir de su cantidad de conocimiento y de saber obtengan la mayor cantidad posible de felicidad y de ganancia.»
Friedrich Nietzsche, Sobre el porvenir de nuestras instituciones educativas


Un inocente experimento en un aula de 2º de ESO pretende ensayar actividades que estimulen y desarrollen la escritura creativa. Se trata de escribir pequeños relatos de ficción literaria, con la extensión y el formato que prefieran los alumnos, simplemente guiados con unas escasas orientaciones metodológicas.

El resultado de este …

La belleza calcinada de un desierto (2ª parte)

Imagen
«Diferencia absoluta con el campo, donde todo existe naturalmente, donde los productos no son productos sino una réplica natural de objetos anteriores que se reproducen igual una y otra vez.»
Ricardo Piglia, Blanco nocturno


La isla de Fuerteventura debe su nombre a la inercia de un viento racheado y belicoso que, pese a los ímprobos esfuerzos del ser humano por domesticarlo, siempre consigue colarse por las rendijas abiertas en los techos cochambrosos, por los cristales rotos de las ventanas, por las grietas de los muros de piedra, por los toldos sin arreglar que ya apenas protegen de las inclemencias del calor, por las ramas desordenadas y agitadas de los árboles, por los recovecos de los objetos inútiles abandonados a su suerte en cualquier lugar.

Un viento que ulula sin descanso a todas horas, que deja a su paso un murmullo como de estrépito, de cantos de pájaros extraviados, de motores desvencijados que no descansan, de perdigonadas regulares en territorios de caza, de música…

La belleza calcinada de un desierto (1ª parte)

Imagen
«Sólo el viento y los remolinos lamen las piedras y peinan el terreno árido de la cancha de fútbol donde, todavía, con un poco de cálculo e imaginación se puede adivinar el rayado del rectángulo, el círculo central y las áreas grandes y chicas.»
Hernán Rivera Letelier, El fantasista


Para un urbanita recalcitrante como el que escribe estas líneas, el paisaje calcinado de Fuerteventura encierra una belleza sobrecogedora difícil de soslayar, a menudo inasible al hechizo de las palabras. Un paisaje austero que tiene algo de embriagador y de inexplicable, como de sueño letárgico, de metafísica profunda o de halo misterioso, una especie de fuerza telúrica que parece vinculada al sentido primigenio de la existencia, al magma dormido del que procede.

La escasa parcela habitada siempre parece insuficiente y precaria, como si estuviese a punto de quebrarse o de desaparecer debido a la fuerza implacable de los elementos: el sol y el viento sobre todo, que desgastan lentamente todo lo que tocan…

Entrevistas sin alma

Imagen
“Senderos, otros senderos, sabiendo que ninguno puede agotar enteramente el acceso al conocimiento del entrevistado. Lo que aquí propongo es uno diferente: acceder, en este caso al escritor, hablando ocasionalmente de literatura, más que nada para entablar el diálogo. Se trata de ver en qué medida e intensidad lo aparentemente superfluo se convierte en el polen de la criatura creadora”.
Rodolfo Braceli, Escritores descalzos


La escena es de sobra conocida: uno abre cualquier periódico y lee una entrevista realizada con una insípida colección de preguntas gastadas como monedas antiguas, repleta de lugares comunes que muy poco o casi nada tienen que ver con la idiosincrasia de la persona entrevistada.

Tomemos, por ejemplo, el caso de la literatura y de los escritores. Como lector habitual de entrevistas, uno no puede evitar que se le caiga el alma a los pies cuando el entrevistador de turno le pregunta al escritor de qué trata su libro, o qué es lo que pretendía expresar con él, como…